La Filosofía

Los Nueve Principios de la Filosofía DoLquest

Establecer que cada ser es único, que debe entenderse como tal, y querer contribuir a acompañar este procedimiento de reconocimiento e individualidad
Afirmar la diferencia entre el trabajo y la persona para ofrecer a cada uno la posibilidad de alcanzar toda su grandeza propia y disponer de su margen de maniobra.
Declarar que el éxito es una adecuación positiva entre un entorno y una persona y que el objetivo es comprender a ambos y no realizar juicios de valor definitivos.
Estar convencido de que el objetivo que se desea alcanzar es un equilibrio entre persona, equipo, sociedad y empresa. Este equilibrio se basa en la integración armoniosa de los diferentes componentes del ser humano.
Formalizar la capacidad para cada uno de comprender y poner en práctica sus potenciales de evolución, tener en cuenta sus emergencias y crear nuevas sinapsis.
Afirmar que, en un entorno en constante evolución como este que conocemos, es necesaria una alineación entre la realidad de esta transformación y la representación de la persona: en un entorno que se ha vuelto complejo, considerar a la persona como una entidad compleja, evolutiva y ecosistémica
Volver a dar su sentido al “vivo”, él es complejidad, evolución y creatividad. Rechazar la reducción o el aislamiento de la personalidad a casillas o categorías paralizadas y preestablecidas.
Confirmar que el principio “la partícula es materia y energía” también se debe aplicar al ser humano y, así, querer contribuir con el reconocimiento y la valorización de la parte de “energía” de cada persona.
Preconizar el diálogo interior y el diálogo exterior, fundamento mismo de la democracia y la libertad.

La Ética del Experto de DoLquest®

DoLquest® es una herramienta de ayuda a la comprensión de las personas en sí mismas y de las personas entre ellas; no es una herramienta de poder, ni una herramienta normativa, ni una clasificación.
DoLquest® no transmite juicios de valor y no induce a juicios sobre las competencias de las personas que han realizado el debriefing.
Una afirmación solo tiene sentido en el contexto de un perfil dado. No tiene valor en sí misma y no puede ser considerada como una verdad absoluta.
La persona es más importante que la herramienta; si se considera el conjunto de la persona en todas sus facetas y en su complejidad, el Cuestionario revelará todo su valor.
La sesión de debriefing da vida a la postura “Meta” y al enfoque sistémico. Es diálogo y no monólogo; construcción común y no juicio de valor top-down; abertura a las posibilidades y no aislamiento en los determinismos.
El Cuestionario personal no se comunica a otra persona, nunca se entrega a una tercera persona.
Todos los Cuestionarios DoLquest® se devuelven durante un debriefing personalizado. Un perfil DoLquest no se envía nunca solo al candidato, es el soporte de un diálogo constructivo entre el responsable del debriefing y la persona que lo ha realizado.
La persona que ha realizado el debriefing de su DoLquest® recibe toda la información que le provee de los medios para comprender completamente su perfil y el de los demás por sí misma y de forma duradera, así como para contribuir a enriquecerlo e intensificarlo si lo desea.